Contaminación de las pilas usadas

Son muchas las personas que tiran a la basura pilas usadas, sin pensar en las consecuencias que esta acción puede conllevar, tanto para el medioambiente, como para la salud. Y es que aunque mucha gente lo desconoce, una pila puede llegar a contar más de 600.000 litros de agua.

Esto hace que cada vez que una pila se tira a la basura convencional, se esté perjudicando de manera grave al medioambiente, ya que las pilas son un elemento altamente contaminante, y si no se reciclan, tarde o temprano acabarán llegando al suelo y al agua. Y lo mismo ocurre con las baterías de móvil, ordenador o dispositivos electrónicos.

Las pilas contienen metales pesados que por su alto peso molecular, no se pueden destruir de manera biodegradable en la naturaleza. Esto hace que si no se reciclan, permanezcan en la naturaleza durante un tiempo indefinido, llegando a formar parte de los ciclos alimentarios.

Quizá te interesa:

España, situada en cabeza en reciclaje de residuos de papel y cartón

Por ello reciclar pilas es muy importante, no solo por preservar el medioambiente, sino también porque a través del reciclaje se puede recuperar hasta el 75% de sus materiales.

Desde Tecnoeraser estamos muy comprometidos con el reciclaje de pilas, y para ello ofrecemos la oportunidad de implantar en una empresa un sistema para la gestión de residuos peligrosos (pilas, tóner, material informático, fluorescentes, envases contaminados, etc.), a través del cual se podrá mantener una actitud responsable con el medioambiente, y además evitar posibles sanciones administrativas, así como el trastorno que puede suponer acumular residuos dentro de la empresa.

¿Cómo reciclar las pilas correctamente?

Reciclar pilas usadas

Lo primero que hay que decir, es que la pila es un elemento que genera electricidad, gracias a que en su interior se producen una serie de reacciones químicas, y a que contienen metales pesados tóxicos, como puede ser el níquel, el cadmio o el mercurio. Unos metales que pueden ser recuperados a través del reciclaje.

Diferentes tipos de pilas:

  • Pilas de botón: son las más contaminantes, ya que están hechas de óxido de mercurio.
  • Ánodo de litio: no llevan mercurio, y tienen un tamaño ligeramente superior al de las pilas de botón.
  • Zinc – aire: aproximadamente un 1% de su peso es mercurio.
  • Óxido de plata: al igual que las de zinc – aire, un 1% de su peso corresponde al mercurio.
  • Pilas de petaca o cilíndricas: aunque contienen menos metales pesados, lo cierto es que se producen en mayor cantidad.
  • Pilas convencionales: se trata de las pilas alcalinas, que tienen un contenido de mercurio inferior al 0,025% de su peso total.

Una vez hemos repasado los diferentes tipos de pilas, vamos a ver cómo reciclarlas correctamente.

Para el reciclaje de pilas, deben tirarse a contenedores especiales habilitados para ello. Este tipo de contenedores se encuentran en todas las ciudades españolas, y cada vez están más presentes, tanto en edificios públicos, como en supermercados e incluso a pie de calle. Además, en todos los puntos limpios hay un contenedor específico para el reciclaje de pilas.

Esta es una buena opción para particulares que no consumen una gran cantidad de pilas, ya que basta con separarlas del resto de residuos, y llevarlas a uno de estos contenedores.

Pero para las empresas, posiblemente la mejor opción sea externalizar el servicio de recogida y reciclaje de pilas. Por lo que si eres una empresa y quieres implantar un sistema para el reciclaje de pilas, no lo dudes y ponte en contacto con nosotros.