¿Qué son los RCD?

Los residuos de construcción y demolición (RCD) se regulan a través de una normativa que establece una serie de criterios para su gestión. Para ello, previamente es necesario entender qué es un residuo de construcción y demolición, así como qué residuos no lo son, ya que de esta manera será más sencillo contribuir con el medio ambiente.

¿Qué son los residuos de construcción y demolición?

La definición de un residuo de construcción y demolición (RCD) la encontramos en el Real decreto 105/2008, que establece que son todas aquellas sustancias u objetos que se generan a partir de dos actividades:

−        Construcción, rehabilitación, reparación, reforma o demolición de un bien inmueble u obras de ingeniería civil.

−        Trabajos que modifiquen la forma o sustancia de un terreno o subsuelo, como excavaciones o urbanizaciones.

Te interesa:

Las 3R del reciclaje: ¿Por qué reducir, reutilizar y reciclar salva el planeta?

¿Qué residuos no están considerados como RCD?

Al hablar de los residuos de construcción y demolición debemos excluir aquellos residuos generados en actividades que cuentan con su propia regulación, como las extractivas, aceites industriales, envases, etc.

Este tipo de residuos se gestionan siguiendo las directrices establecidas en su legislación, siendo necesarios mantenerlos separados de los RCD.

Tampoco son residuos de construcción y demolición aquellos que provienen de obras menores y no superan los 50 kg de peso.

Gestión de los residuos de construcción y demolición (RCD)

Gestión de los RCD

El Real Decreto 105/2008 fija los criterios de definición de los RCD y también establece el régimen jurídico de la producción y gestión de los residuos de construcción y demolición.

Aquí se establecen los criterios para la prevención, reutilización, reciclado y otras formas de valorización, con el objetivo de garantizar que los residuos se eliminarán mediante un tratamiento adecuado y responsable.

En el caso de que deban eliminarse en vertederos, es fundamental que previamente se hayan sometido a un tratamiento adecuado.

Te interesa:

¿Cuánto contaminan las pilas usadas y por qué es esencial su reciclaje?

Asimismo, en España está presente la Asociación Española de Demolición, Descontaminación, Corte y Perforación (AEDED), cuyo principal objetivo es fomentar la profesionalidad de estos sectores y promocionar el trabajo.

Al llevar a cabo un proyecto de ejecución de obra, es indispensable incorporar un estudio sobre la gestión de los RCD, elaborando un documento que debe incluir la siguiente información:

−        Estimación de los residuos de construcción y demolición expresados en toneladas y metros cúbicos.

−        Planos de instalaciones previstas para el almacenamiento, manejo y separación.

−        Operaciones de reutilización, valorización o eliminación.

−        Medidas de prevención de riesgos laborales.

−        Costo previsto de la gestión, que se incluirá en el presupuesto total del proyecto pero en un capítulo aparte.

Gestión personalizada para cada tipo de residuo, la mejor opción

Si en tu empresa generas habitualmente RCD, la mejor opción pasa por contratar una empresa que te ofrezca un servicio para la gestión personalizada para cada tipo de residuo.

En Tecnoeraser, una empresa amiga de Dataeraser, ofrecen un servicio de gestión de residuos personalizado y adaptado a las necesidades de cada cliente. Lo hacen a través de unos profesionales con una gran experiencia en la normativa medioambiental actual, que tienen la capacidad para mejorar la organización de residuos generados.