Dadas las grandes cantidades de papel que se consumen en una empresa (entre el 60 y el 70 por ciento de los residuos generados en una oficina), en muchas ocasiones surgen serias dudas a la hora de destruir el papel de una manera legal, segura y responsable con el medioambiente.

Hay que tener en cuenta que gran parte de esa cantidad de papel, proviene de documentos que contienen datos e informaciones confidenciales que deben ser gestionados correctamente para cumplir con el RGPD, por lo que hay que tomar una serie de medidas que garanticen su correcta destrucción e imposibiliten el acceso a la información.

Esto hace que este tipo de documentos no puedan ser depositados en contenedores habilitados para el reciclaje de papel convencionales, sino que deben ser destruidos correctamente y, posteriormente reciclados, con la intención de preservar el medioambiente. En caso de no hacerlo así, una empresa podría enfrentarse a sanciones económicas de hasta 20 millones de euros o el 4% de facturación anual.

Te interesa:

Los 5 errores más habituales al destruir papel que debes dejar de cometer una vez por todas

Lo más recomendable para el reciclaje de grandes cantidades de papel es contratar los servicios de una empresa externa como Dataeraser, que con una gran experiencia, garantizamos el reciclaje de papel de manera correcta, cumpliendo con la normativa medioambiental de gestión de residuos y contribuyendo a la conservación de los bosques.

Un proceso que cada vez es más importante, dada la necesidad de proteger el medioambiente, optimizar los recursos y reducir las cantidades de basura en los vertederos. No hay que olvidar que el papel es un elemento que no está considerado como basura, ya que se trata de una material que se puede reciclar al 100%.

Proceso de destrucción y reciclaje de papel de Dataeraser

En Dataeraser nos encargamos tanto de la completa destrucción como del reciclaje del papel, garantizando la eliminación de los datos que puedan contener y el cumplimiento de la normativa medioambiental de gestión de residuos. Disponemos de dos servicios específicos para ello; uno para el reciclaje de papel, y otro para la destrucción de documentos.

En ambos casos, instalamos unos contenedores especiales en las empresas, destinados a depositar el papel que se quiera eliminar. Una vez completados, o tras marcar unos plazos con el cliente, procederemos a la recogida de dichos contenedores, transportándolos hasta nuestras instalaciones en vehículos autorizados, perfectamente habilitados para ello, y localizados en todo momento mediante GPS.

Una vez allí, el papel se destruye a través de un proceso de trituración que cumple con la normativa DIN 66399, garantizando la total confidencialidad de los datos que puedan contener los documentos. Según el nivel de confidencialidad de los datos que contengan los documentos, se procederá a la destrucción en tiras o al microcorte, que se trata de la destrucción del papel en partículas. Ya destruido el papel, aplicamos el tratamiento adecuado para su reciclaje.

Posteriormente, la empresa recibe los correspondientes certificados de reciclaje y de destrucción de documentos, necesarios para poder acceder a las certificaciones ISO 9001 y 14001, las cuales ayudarán a mostrar una imagen de responsabilidad, solidaridad y compromiso tanto con las personas como con el medioambiente.