Tipos de contenedores de reciclaje

En España, cada vez estamos más concienciados de la necesidad de reciclar los residuos que consumimos en nuestro día a día para preservar el medioambiente, y la prueba está en que casi en cada esquina, encontramos diferentes tipos de contenedores de reciclaje, que hacen que se acaben las excusas para no reciclar.

Desde Dataeraser, como empresa especializada no solo en la destrucción de documentos, sino también en el reciclaje de papel y cartón de las empresas, así como en el reciclaje de material informático, apoyamos enormemente esta iniciativa, ya que creemos que cuantos más contenedores de reciclaje, más fácil será que los ciudadanos puedan reciclar sus residuos.

Además, no hay que olvidar que en España existen más de 100 plantas de selección de residuos, que se encargan de reciclar el 71,9% de la basura que cada año llega a los contenedores.

Te interesa:

España situada en cabeza en reciclaje de residuos de papel y cartón

Aun así, desde Dataeraser somos conscientes que todavía quedan personas despistadas, que no reciclan todo lo que deberían, y qué realmente desconocen las diferencias existentes entre cada contenedor, ni saben qué residuos va en cada contenedor.

Por ello hemos querido hacer un post en el que vamos a hablar de los diferentes tipos de contenedores de reciclaje que hay en España, así como de los residuos que van en cada uno, para no equivocarte, y poner tu granito de arena en el reciclaje y en la preservación del medioambiente.

Y es que aunque mucha gente no le da la importancia que realmente tiene, cada vez que un residuo se tira a un contenedor equivocado, el proceso de reciclaje se detiene, tirando al traste el esfuerzo realizado por todos.

Te contamos los diferentes tipos de contenedores de reciclaje 

Contenedor amarillo 

Contenedor amarillo

El contenedor amarillo es el destinado a las latas de metal, los bricks y todo tipo de envases de plástico. Para facilitar el reciclaje, es importante vaciar bien todos los envases.

  • Latas de metal: latas de conservas, refrescos, botes de aerosoles, tapones metálicos de botellas, bandejas de aluminio, etc.
  • Bricks: bricks de leche, zumo, caldos, batidos, etc.
  • Envases de plástico: botellas de agua, botellas de refrescos, leche, etc. Productos de limpieza, botes de geles de baño, champús, colonias. Bolsas para congelador, tarrinas de mantequilla, yogures, envoltorios de plástico, etc.

También es importante destacar qué residuos no se pueden tirar al contenedor amarillo, para evitar posibles errores. Aquí destaca la ropa, el vidrio, el cartón, residuos orgánicos o cualquier otro objeto que no sea un envase, como juguetes, pañales, residuos informáticos, etc.

Contenedor azul 

Contenedor azul

En el contenedor azul es donde hay que depositar los residuos de cartón y papel. Es importante que tengas en cuenta que todos los envases de cartón se pueden reciclar, como las cajas de galletas, cajas de zapatos, hueveras, etc. Lo mismo ocurre con los residuos de papel, como periódicos, libros, revistas, folios, etc.

Para garantizar el buen reciclaje, es importante que nunca tires al contenedor azul papel de aluminio, bricks de cartón, pañales, servilletas, pañuelos, residuos de papel o cartón manchados de grasa o aceite, etc.

Te interesa:

5 medidas para empresas dispuestas a reducir el impacto medioambiental

Contenedor verde 

Contenedor verde

El contenedor verde es uno de los más conocidos, ya que es el que más tiempo lleva con nosotros, y se caracteriza por tener forma de iglú. Es el contenedor destinado al reciclaje de envases de vidrio, y en él se deben depositar todo tipo de botellas, frascos o tarros, siempre y cuando estén hechos de vidrio.

Es importante no depositar nunca en el contenedor verde artículos como bombillas, tubos fluorescentes, artículos de porcelana, cerámica o cristal, etc.

Contenedor marrón 

Contenedor marrón

El más desconocido para todos, dado que es muy reciente y es el que menos presencia tiene por el momento, es el contenedor marrón, donde hay que depositar los desechos orgánicos y los residuos biodegradables.

Con residuos biodegradables nos referimos a restos de alimentos, como pueden ser las cáscaras, pieles de frutas o verduras, restos de carne o pescado, posos de café, restos de infusiones, etc.

Por otro lado, los desechos orgánicos son papeles y cartones que hayan podido ser manchados de grasa o aceite, restos vegetales de flores y plantas, tapones de corcho, restos de serrín, etc.

Es importante no tirar nunca al contenedor marrón polvo de barrer, suciedad, colillas o ceniza de cigarros, compresas, tampones, bastoncillos de los oídos, tiritas, esparadrapo, etc.

Contenedor gris 

Contenedor gris

Y por último está el contenedor gris, que podríamos decir que es el contenedor convencional, que nunca falta en los puntos de basura de nuestro país, y que no está destinado al reciclaje.

En él es donde hay que tirar todos aquellos residuos que no vayan en los contenedores comentados anteriormente. Si tienes dudas sobre dónde va un residuo, lo mejor es que lo tires al contenedor gris.